AMLO: un balance de los primeros meses de su gestión

Seis preguntas sobre la “crisis humanitaria” y Venezuela.
febrero 26, 2019
Mostrar mas

AMLO: un balance de los primeros meses de su gestión

Por Ángeles Anzovino

Al asumir la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que se proponía iniciar la cuarta transformación del país, reconociendo que era necesario cambiar las estructuras políticas, económicas y sociales. Así, el nuevo gobierno se colocó al nivel de tres momentos históricos claves de México: la Independencia, la Reforma y la Revolución, generando grandes expectativas en la población y provocando un debate sobre el pasado y el futuro de México.

El gobierno sostuvo que la crisis política, la desigualdad, la inseguridad y la violencia que atraviesa la sociedad mexicana se origina en el modelo neoliberal y en la corrupción pública y privada. Al respecto, se propuso combatir la corrupción y desarrollar un plan de austeridad republicana, para eliminar los privilegios a los funcionarios y mejorar la distribución del gasto público. Dicho plan incluyó a la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 30 de abril, que establece que los funcionarios no percibirán sueldos superiores al presidente, y les quita las pensiones a los expresidentes. Por otra parte, AMLO anunció que iba a viajar en aviones comerciales en lugar de trasladarse en el Boeing presidencial. Y decidió mudarse al Palacio Nacional, convirtiendo en un museo abierto al público a la propiedad Los Pinos, utilizada como residencia oficial de los presidentes mexicanos desde 1935. Los recursos ahorrados con estas medidas se destinarían a programas de bienestar social.

Los primeros días del gobierno de AMLO estuvieron cargados de anuncios y proclamaciones. Todas las mañanas, de lunes a viernes, el presidente lleva a cabo una conferencia de prensa en donde dirige un mensaje a la población y responde preguntas. El lunes 11 de marzo, con motivo de cumplir 100 días en el poder, AMLO ofreció un discurso en donde hizo un balance de su gestión. Allí informó sobre las medidas tomadas hasta el momento, orientadas a lograr la cuarta transformación de México, y sostuvo que deberán realizarse profundas reformas legales para ajustar el marco jurídico a las nuevas realidades y circunstancias. En este sentido, destacó que se hicieron tres reformas constitucionales: la Ley de Extinción de Dominio, para la expropiación expedita de bienes que son producto de la corrupción y de la violencia; la modificación del artículo 19 de la Constitución para tipificar como delitos graves a los actos de corrupción, al robo de combustible y al fraude electoral; y la reforma constitucional para la creación de la guardia nacional, cuyo principal objetivo es garantizar la seguridad pública.

Posteriormente, el 1 de mayo AMLO presentó el Plan Nacional de Desarrollo a través de un video difundido en sus redes sociales. El documento se propone fortalecer el mercado interno, y darle más ingreso a los trabajadores para beneficiar a las industrias y al comercio. El mandatario explicó que una de las fuentes de inspiración del texto fue el Plan Sexenal que presentó en su campaña electoral el expresidente Lázaro Cárdenas. Y sostuvo que durante el periodo neoliberal las estrategias de desarrollo consideraron el crecimiento económico, pero no tuvieron en cuenta la redistribución del ingreso, auténtico motor del desarrollo.

Según los datos estadísticos, López Obrador es uno de los presidentes con mayor aprobación ciudadana en la historia de México. Siguiendo a una encuesta publicada en el diario mexicano El Financiero, el 78% de los mexicanos respalda su gobierno. Y según la encuesta realizada por la consultora Mitofsky para el diario El Economista, el presidente mexicano incrementó el índice de aceptación ciudadana desde noviembre de 2018 (62,6%) a febrero de 2019 (67,1%). Aunque el gobierno consolida un enorme respaldo popular, diversos analistas señalan que los proyectos que está llevando a cabo aún son pocos, y las acciones a veces contradicen las promesas hechas durante la campaña presidencial.

El politólogo y diplomático francés Alain Rouquié, experto en política latinoamericana, visitó el país en marzo y fue galardonado por el Colegio de México por sus aportes a las ciencias sociales. En una entrevista que realizó para el diario El País, afirmó que el contexto político actual le resultaba inédito y fascinante, ante la elección de López Obrador como el primer presidente de izquierda del país. Rouquié sostiene que México tiene dos grandes problemas desde hace tiempo, uno es su relación con Estados Unidos, y otro es la violencia social. Ante el gobierno de Donald Trump, los mexicanos optaron por elegir a un presidente fuerte, que también pueda reducir y controlar la violencia social. Sin embargo, el margen de maniobra de un presidente de México con Estados Unidos es bastante estrecho, por ello Rouquié afirma que es aceptable la prudencia que está manejando el gobierno mexicano en política exterior. Al respecto, sostiene que el regreso a su posición tradicional de no injerencia y no intervención es respetable para un país que está tan cerca de Estados Unidos, y tal vez sea la única posición que pueda tener México en este momento. Sin embargo, advierte que el nuevo gobierno muestra un desinterés hacia el mundo exterior, y considera que un repliegue de México en el sistema internacional puede ser peligroso para sus intereses.

Con respecto a la violencia social, las estadísticas muestran que durante el primer trimestre de 2019 se registró un incremento en los homicidios en un 10%, comparado con el mismo período del año anterior. Sin embargo, el gobierno sostiene que la solución para devolverle la seguridad a México es la creación de la Guardia Nacional. Si bien durante la campaña presidencial López Obrador había afirmado que iba a sacar al ejército de las calles para regresarlo a los cuarteles. Poco antes de asumir la presidencia, propuso la formación de una Guardia Nacional que fuera comandada por el ejército, y estuviera a cargo de prevenir y combatir a la delincuencia. Esta fuerza de seguridad se convirtió en el pilar del plan del gobierno para enfrentar al crimen organizado y frenar el aumento de la violencia.

El pasado 28 de febrero el Congreso mexicano aprobó la creación de la Guardia Nacional. El proyecto, que fue aprobado de manera unánime por la Cámara Baja y por el Senado, estableció que la Guardia Nacional contará con sesenta mil miembros para combatir la crisis de seguridad pública, tendrá una naturaleza explícitamente civil más que militar, y estará bajo la órbita de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. De esta forma, la composición de la Guardia Nacional tendrá una forma híbrida, que combinará a elementos de la Policía Federal con miembros de las unidades de vigilancia de las secretarías de la Defensa y de la Marina. Así, el comandante de la Guardia Nacional podrá ser un miembro del ejército, pero estará bajo el mando de un civil. Por otra parte, el gobierno firmó un convenio de colaboración y asesoría con la oficina para los Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU). El pasado 9 de abril la alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet estuvo en México para firmar junto al Canciller mexicano Marcelo Ebrar el convenio de colaboración que garantice el respeto a los derechos humanos por los elementos de la nueva fuerza.

Sin embargo, la Guardia Nacional ha recibido el rechazo de gran parte de la sociedad civil mexicana. En el artículo “¿Para qué quieren la Guardia Nacional?” publicado en la revista Nexos, el experto en seguridad pública Alejandro Hope describe algunas alternativas que podrían ser mas eficientes que la creación del nuevo cuerpo. Debido a que es necesario reformar 13 artículos de la Constitución Nacional para crear a la Guardia Nacional, lo que puede alterara radicalmente las bases del sistema nacional de seguridad pública. Por otra parte, es enormemente complejo desde el punto de vista administrativo, ya que implica homologar rangos, sueldos, prestaciones y regímenes de seguridad social de cuerpos militares y civiles, y cohesionar fuerzas con culturas organizacionales muy distintas.

Si bien el gobierno sostuvo la necesidad de aprobar el proyecto para la construcción del nuevo cuerpo de seguridad afirmando que era la salida a la crisis de inseguridad, Alejandro Hope afirma que no se definen con claridad los propósitos que se persiguen con esta medida. Muchos países tienen cuerpos de origen y formación militar con funciones de policía (como España, Francia e Italia). Sin embargo, tienen características diferentes, ya que complementan y no sustituyen a la policía, y suelen tener misiones acotadas geográficamente.

Por otra parte, el gobierno mexicano está siendo criticado por su postura frente a la crisis migratoria. Debido a que no está desarrollando una política migratoria clara y consistente, y sus medidas en este campo han sido contradictorias y no se sustentan en políticas públicas. Si bien las detenciones y las deportaciones a personas migrantes han disminuido desde que comenzó la gestión de Lopez Obrador, y se buscó incorporar a más migrantes en la sociedad mexicana a través de las visas humanitarias y los permisos de trabajo. El gobierno ha seguido la línea de la política migratoria de Estados Unidos en varios frentes. En muchas oportunidades, las autoridades mexicanas bloquearon el paso de grupos de migrantes en pueblos fronterizos, no les permitieron caminar hacia los puentes de cruce para solicitar asilo en Estados Unidos, y han asistido en la gestión de listas de solicitantes de asilo por petición de los estadounidenses que quieren limitar la cantidad de personas que cruzan la frontera. El pasado 22 de abril, organizaciones humanitarias y medios difundieron videos en los que decenas de migrantes corrían ante una emboscada de la Policía Federal mexicana. Los críticos denuncian que, en el esfuerzo por evitar una disputa transfronteriza con Estados Unidos, el gobierno mexicano privilegia las cuestiones políticas frente a las humanitarias.

Bibliografía

• Ahmed, Azan y Semple, Kirk (2019) “México está cumpliendo con los planes fronterizos de Donald Trump” The New York Times, 01/03/2019 https:// www.nytimes.com/es/2019/03/01/mexico-migrantes-trump/

• Corona, Sonia (2019) “López Obrador es posneoliberal” El país, 28/03/2019 https:// elpais.com/internacional/2019/03/25/mexico/1553534021_924591.html • Hope, Alejandro (2019) “¿Para qué quieren la Guardia Nacional?” Revista Nexos, Marzo 2019 https://www.nexos.com.mx/?p=41326

• Hope, Alejandro (2019) “¿Para qué quieren la Guardia Nacional?” Revista Nexos, Marzo 2019 https://www.nexos.com.mx/?p=41326

• Simple, Kirk y Villegas, Paulina (2019) “México aprueba una Guardia Nacional de sesenta mil elementos que, según sus críticos, es más de lo mismo” The New York Times, 01/03/2019